miércoles, 9 de julio de 2008

Un mes de adaptación.

Parece mentira, pero hace exactamente un mes comencé a trabajar en RTVE teniendo que enfrentarme a una oleada de cambios casi tan grande como cuando nos vinimos a Canarias. Hace un mes llegué aquí casi con una mano adelante y otra atrás, viviendo en una pieza de menos de 4 metros cuadrados sin baño (Había un baño común, por si acaso), con Lennys y Anna en otra isla, lejos de mí, con la presión de conseguir un piso en dónde asentarnos y que pudiera pagar su alquiler, la angustia de integrarme lo antes posible a la plantilla y mis compañeros de trabajo, y el cansancio de tener que arreglar todas las cosas yo solo. En éste momento solamente puedo decir que Dios es grande y se ha acordado de mí.

Primeramente, sólo pasé una semana y media viviendo en la pensión debido a que conseguí un piso a menos de tres manzanas de la Playa de Las Canteras y a menos de 100 metros del Parque Santa Catalina. Como cosas malas, la zona es ruidosa (Me disfruté un conciertazo en vivo de Jarabe de Palo sin moverme de casita a las 11 PM), con inmigrantes que apenas hablan castellano (Probablemente habrán algunos indocumentados colados) y con gentecillas que, aprovechando la tranquilidad del atardecer, se disfrutan sus porritos en los paseos peatonales menos concurridos. Como cosas buenas, vivimos en una de las mejores zonas para comunicación, ya que el Parque Santa Catalina es uno de los cuatro nodos concentradores del transporte público en Las Palmas. De paso, hay una enorme variedad de tiendas por estas callecitas (Inclusive hay tiendas con productos exclusivos de Corea, China, Irán o Rusia, que hasta letreros con su idioma tienen) a las que se puede acceder caminando unas pocas manzanas. Lennys se siente muy feliz de estar aquí porque ahora puede salir a donde ella le apetezca con Anna, sin tener que depender de un coche o de mí para todo.

En segundo lugar, el trabajo en RTVE. No sé si lo saben, pero una de las cosas que mas me impactaron cuando llegué a España es el deseo de muchísima gente aquí que desea tener un cargo de "funcionario", es decir, tener un cargo en la Administración Pública donde trabajas verdaderamente poco, te ganas un sueldazo y solamente dejarías de "trabajar" el día que te jubiles. De paso, esa clase de puestos generalmente se alcanzan a través de mangazos (Contactos políticos o familiares que te enchufan directamente en el cargo en cuestión), por lo que mucha gente busca desesperadamente guindarse de cualquier político de tres al cuarto que esté en alguna posición que le permita mamar de la teta generosa de Mamá Estado. Por lo que he conversado con los colegas en el servicio, me convenzo cada día mas que Dios ya me tenía el puesto designado para mí desde el primer momento por lo siguiente:

1.- Con excepción de nosotros, los que entramos ahora en la oposición del año pasado, la última vez que entró alguien nuevo fue hace 20 años, por lo que la expectación y la oferta de personal para ingresar en la plantilla era enorme.

2.- Me enteré de la Convocatoria en el INEM (La oficina pública de empleos), cosa nunca antes vista porque en el INEM las ofertas que consigues son para empleos de muy baja cualificación.

3.- Habían cuatro categorías para la clasificacion de los aspirantes: El personal fijo de RTVE, que entraba primero a la hora de la asignación de plazas; los minusválidos o discapacitados; los empleados contratados de RTVE (Que tenían unos bonos para entrar al trabajo de hasta 27% de la nota obtenida en los exámenes) y el "perraje". Yo estaba en ese último grupo.

4.- El temario de mis exámenes era el mas amplio, dificil y complejo de toda la Oposición. Por si fuera poco, el material de estudio es escaso y dificil para conseguir.

5.- Los aspirantes a la plaza de Técnico Superior Electrónico eramos mas de mil personas y habían solamente 130 plazas. Por si fuera poco, cambiaron las reglas a última hora y permitieron que todas las personas que presentaron el teórico pudieran realizar el práctico independientemente de la nota conseguida.

6.- Los criterios de evaluación del exámen práctico fueron alterados a posteriori con el fin de subir el corte para aprobar dicho test.

7.- Al final, solamente pudieron ocuparse 92 de las 130 plazas, debido a que ese fue el número de personas que logró aprobar la Oposición. Yo quedé en el puesto 70, contando el hecho que los cuarenta primeros pertenecían de una forma u otra a RTVE.

8.- El filtro final para la entrada vino después de la Oposición. Si tenías contacto político, manga o padrino, entrabas en Diciembre. Si no tenías un padrino te llamaban a incorporarte... cuando se jubilaba alguien para que "heredaras" su puesto. Muchos de los que aprobaron renunciaron a la plaza porque la espera les parecía interminable.

Mis compañeros de trabajo me han dicho que el solo hecho de haber entrado sin palancas, sin padrino, con apenas un año en España y en el primer intento es poco menos que un milagro y, por esa razón, ellos me han ayudado muchísimo en todas las cosas. Hoy uno de ellos me comentó que mi situación les recuerda muchísimo a ellos mismos cuando llegaron a la Casa hace casi 30 años, personas que comenzaban una vida laboral en un medio dificil y complejo como la Televisión, que debían trabajar duramente para ganarse el respeto de la primera generación de trabajadores en RTVE (Personas con poca formación técnica pero una enorme experiencia en campo), personas que sabían que la oportunidad que tenían en sus manos era única y debían aferrarse a ella como si fuera un clavo ardiendo.

Por esta y mil cosas mas, definitivamente me resulta imposible ser ateo o agnóstico. Dios existe y vela de nosotros, y aunque nosotros muchas veces nos "olvidemos" de Su presencia, Él nunca se olvida de nosotros. Ahora hay que seguir currando como los buenos, dando lo mejor de mí mismo a cada momento para destacarme sobre el resto.

1 comentario:

Nulike dijo...

Le echaste un cerro de bolas. Éxitos y pa alante. :P

Manuel "Nuevo" (eres capaz de confundirme con Nazoa :P)